lunes, 28 de septiembre de 2015

UN AÑO ESCOLAR EN EL EXTRANJERO


   Un año escolar en el extranjero, ¿cómo suena eso, eh? 

   Todavía me acuerdo del correo que decía que mi inscripción había sido aprobada y que una familia me esperaba en Oklahoma, ¡qué nerviossss!
    ¿Por qué EEUU? Buena pregunta. Digamos que a mí de esto me habló un familiar que estuvo aquí estudiando hace unos años y acabó muy contenta, hasta el punto de seguir hoy manteniendo relación con muchas de las personas que conoció y que eran de diferentes partes del mundo. A mí me pareció muy interesante, y encima en un país de habla inglesa que haría que perfeccionara el idioma. ¿Qué persona de 16 años no sueña con viajar y conocer otros lugares, otras culturas? Todo esto, unido al empuje de mi familia, hizo que no dudara en embarcarme en esta "gran aventura". Pienso que es una oportunidad que no se presenta dos veces y ahora es un buen momento para aprender y sumar experiencias. 

   Estos días se han cumplido dos meses de mi llegada y puedo aseguraros que todavía no me creo que estoy aquí. El tiempo está pasando muy deprisa. Por supuesto que me acuerdo de mi familia y amigos, del colegio y de mi Zaragoza, pero los días corren y yo lo que quiero es aprovechar a tope cada minuto y aprender y aprender... 
 

1 comentario:

  1. Me he emocionado...qué labia tienes...
    #twittonomy.

    ResponderEliminar